domingo, 3 de abril de 2011

Celebrando el mes de Don Baltasar

Este mes de Marzo es el mes dedicado a Don Baltasar, Fundador de La Grande Obra de Atocha y del Instituto Secular Hijas de la Natividad de María. El día 3 de Marzo de 1963 fue llevado a la Casa del Padre y –desde entonces- toda la Familia de La Grande Obra celebramos su Mes. Dentro del Centenario de su Ordenación Sacerdotal, este año también se celebraron la Jornadas sobre su Vida y Obra dentro de la Cátedra “Baltasar Pardal” creada en el Instituto Teológico Compostelano (I.T.C.) Este año, en cada lugar de la Diócesis donde se celebraron, el Ponente fue diferente. El día 16, en Pontevedra, comenzaron las conferencias sobre D. Baltasar Pardal. El Ponente: D. Gabriel Vecino Tomás - Delegado Diocesano de las Obras Misionales Pontificias y antiguo alumno de La Grande Obra de Atocha, compartió Ponencia con Dña. Pilar Cañás Arcay, también antigua alumna y madre de familia numerosa. Los dos han tenido la suerte de conocer a Don Baltasar y D. Gabriel compartió con él muchas experiencias sacerdotales. Ambos dieron un Testimonio entrañable y lleno de cariño y gratitud hacia el Siervo de Dios. El día 17, tuvo lugar la Conferencia sobre Don Baltasar en Santiago. El Ponente fue D. Manuel Iglesias Pérez – Canónigo de la Catedral de Santiago y conocedor de D. Baltasar a quien trató en vida. Convivió muchos años con las Hijas de la Natividad de María en el Seminario Menor de Santiago, años en los que profundizó en el conocimiento del Carisma y Espiritualidad del Siervo de Dios. Hizo una exposición magistral de la Figura de Don Baltasar como Sacerdote y Catequista. Y el 18, se puso fin a este Ciclo de Conferencias, con la Ponencia a cargo del Cardenal-Arzobispo de Madrid y Presidente de la Conferencia Episcopal Española: D. Antonio Mª Rouco Varela; estaba acompañado de nuestro Arzobispo, D. Julián Barrio Barrio y de la Directora General del I. S. Hijas de la Natividad de María: Dña. María Pulleiro Oro. Contextualizó la figura de Don Baltasar en su época e hizo un recorrido por la Vida y Obra del Siervo de Dios en un tono distendido y cercano. Llegó a llamarle ‘San Baltasar’ en su entusiasmo por este Sacerdote gallego, humilde y entregado totalmente a los “niños”, a los “pobres” y a la “dignificación de la mujer”, al que, manifestó, haber conocido a través de las Hijas de la Natividad de María, durante su estancia en Santiago de Compostela, como Obispo Auxiliar primero y como Arzobispo después. Cuando una persona, como Don Baltasar Pardal, deja un legado tan impresionante, es fácil reconocer la mano de Dios en él. La constante de toda su vida fue: fiarse de Dios y ponerse manos a la obra en aquello que sabía que Dios le pedía. Una figura carismática que ha dejado en nuestra Diócesis una huella y un ejemplo. El Reino de Dios es grande y Dios nos sigue llamando a cada uno de nosotros a trabajar en él. Antes de comenzar cada Ponencia, visionamos una proyección con fotos de Don Baltasar y de sus Fundaciones para ambientarnos en lo que estábamos celebrando. ¡Damos Gracias a Dios por estas Jornadas y agradecemos vivamente la colaboración de todos cuantos han hecho posible que fueran un éxito y todo resultara digno del Centenario de Ordenación Sacerdotal del Siervo de Dios BALTASAR PARDAL! Ponencia en Pontevedra:
videoPonencia en Santiago:
video

Ponencia en La Coruña:
video